Quién soy

Mi nombre es Karim y soy EDUCADOR CANINO PROFESIONAL Y PERITO JUDICIAL CINOLÓGICO

Desde muy pequeño sentía un gran amor por los animales, quería llevármelos a todos a mi casa para cuidarlos y mimarlos, pero a cierta edad entendí que una mascota no es un juguete, es un miembro más de la familia y era necesaria una correcta educación para conseguir una integración satisfactoria en el hogar. En aquel momento no entendía nada sobre adiestramiento, pero lo que sí sabía es que esto tenía que poder conseguirse con cariño y sin castigar al animal.

Por todo esto y en cuanto me fue posible, comencé a estudiar formalmente sobre el mundo canino.

A su vez, también comencé a colaborar como voluntario en refugios y albergues de animales, ayudando a modificar la conducta de perros poco sociables que de no haber sido por recibir terapia, nunca hubieran sido adoptados.

Durante estos últimos años, no he dejado de trabajar y formarme para adquirir los conocimientos teóricos y prácticos que me están permitiendo desarrollar mis propias técnicas destinadas a crear una convivencia positiva entre el dueño y el perro, evitando todo método negativo que lo único que hace es romper la relación entre ellos.

Mi objetivo es conseguir esa maravillosa integración que debe existir entre todo perro y su humano implementando los métodos más avanzados basados en la ciencia del comportamiento canino.

¿Necesitas ayuda con tu perro? Yo te puedo ayudar. Infórmate sin compromiso.
  • Seguramente todos hayamos oído hablar de que es necesario usar el castigo para educar a un perro. El problema reside en que todas esas personas que nos decían que usáramos el castigo para educar a un perro, lo hacía refiriéndose a usar el maltrato y......

  • En muchos de mis artículos y post en redes sociales hablo de la necesidad de trabajar la relación con tu perro, de lo importante que es y de los beneficios que aporta. Aquí no hablare de los beneficios que aporta mejorar el vínculo, ya que......

  • Durante muchos años se trabajó con los perros de forma abusiva, buscando (y obligando) al perro a que hiciese lo que los humanos queríamos. Todo se reducía a que se debía dominar al perro, ya que sino el perro acabaría dominándonos a nosotros. En la......