Como tratar la ansiedad por separación

Como tratar la ansiedad por separación

La ansiedad por separación es uno de los problemas más conocidos y de los que se suele hablar mucho en los parques caninos, eso sí, muchas veces de una manera errónea. En este artículo descubrirás que es la ansiedad por separación, sus posibles causas y algunos consejos para poder tratarla. 

¿Cómo saber si mi perro tiene ansiedad por separación? 

No todo lo que te cuentan en los parques de perros es verdad. Se ha generado tendencia a que todo lo que nuestro perro pueda hacer cuando se queda solo, sea catalogado como  ansiedad por separación, pero esto no es así. Un perro puede destrozar la casa por aburrimiento, porque no sabe que no debe morder ciertas cosas, por falta de ejercicio físico y mental o por frustración.  

Para saber si tu perro tiene ansiedad por separación debes fijarte en cómo actúa cuando inicias tu ritual de salida (cuando te levantas, desayunas, te vistes y te preparas para irte.) Si en esos momentos notas que el perro está muy apegado a ti, que te sigue a todos lados o que se encuentra en un estado de alerta , esa es una de las claves de que nuestro perro sufre ansiedad por separación. Otra de las claves es fijarnos en cómo se comporta el perro estando con nosotros en un día normal en casa; si siempre suele estar pegado a nosotros y no consigue separarse en ningún momento, también podría sufrir de ansiedad por separación.  

¿Qué es la ansiedad por separación? 

La APS (Ansiedad por separación) es la ansiedad que le genera al perro el quedarse solo, suele cursar con aullidos, ladridos, destrucción de objetos, pérdida de sus hábitos higiénicos y/o tristeza extrema. 

La APS viene vinculada con el hiperapego: 

Hiperapego 

El hiperapego es la alteración de la respuesta afectiva adulta, con la reaparición o prolongación del apego característicamente infantil, mostrando dependencia de uno o varios sujetos sociales para mantener un estado emocional positivo, y generando uno negativo ante su ausencia o separación.  (Carlos Alfonso López García)

El apego es normal en cachorros y se puede ver cuando la madre se aleja como los cachorros de menos de dos meses empiezan a aullar y gimotear sin parar, la madre también tiene ese apego con sus cachorros, de esa forma no se aleja mucho de ellos. Por ello es necesario el apego porque si la madre se fuese y se olvidara de sus cachorros cuando vuelva, seguramente alguno podría haber muerto, por ello el apego es adaptativo, ya que es una pieza fundamental para garantizar la supervivencia de los cachorros y el cuidado de la madre hacia ellos.

El apego suele desaparecer a las 8 o 9 semanas para convertirse en afecto, esto hace que el quedarte solo te genere mucho menos malestar y puedas controlarlo (este es uno de los motivos por los que se debe coger un cachorro con 8 o 9 semanas de edad). 

El problema viene cuando este apego infantil se mantiene o surge de nuevo (lo que solemos llamar hiperapego.)  A continuación, os dejo varios motivos por los que el apego puede mantenerse o aparecer de nuevo: 

  • Contacto continuo y/o sobreprotección  
  • Abandonos y soledad 
  • Ritual de salida demasiado excitante para el perro 
  • Falta de socialización con otras personas y perros 
  • Lugar del perro inseguro e incomodo 

 Dependiendo del problema, la forma de tratarlo será diferente. 

Consejos para tratar la APS 

No estar todo el día encima del perro ni sobreprotegerlo 

 En casa darle alternativas apetecibles, por ejemplo: mientras veis la tele usar un juguete interactivo y atarlo en otra habitación, de forma que el perro para jugar con él deba permanecer alejado de vosotros (en este caso llenar el juguete de la comida más apetecible para el perro e ignorarlo durante este momento, ya que el objetivo es que viendo que no logra vuestra atención decida irse con el juguete.)                          Otro ejemplo sería el dejarle el sitio más cómodo fuera de nuestra vista, si el sitio más cómodo para él está en otro lugar ( un plus sería que si quiere estar con vosotros el sitio sea incomodo) el perro puede optar por irse a donde se sienta más cómodo, para ello también se le deben dejar sus juguetes favoritos en ese lugar. 

 También se debe evitar sobreproteger al perro, ya que no queremos crear dependencia en él, no digo que no se deba proteger nunca, pero siempre uso una frase con mis clientes: «No querer mucho, querer bien». Se debe saber en qué momento protegerlo y en qué momento no es necesario. 

El objetivo es que el perro vea y sienta que estar alejado de nosotros no es malo sino todo lo contrario, dispone de juegos y lugares cómodos donde pasar el rato. 

Abandonos y soledad 

Este caso es muy habitual en perros de protectoras y perros callejeros. Al ser aceptados en un nuevo grupo social muestran exceso de cariño. Esto con el tiempo debería desaparecer a medida que el perro se vaya sintiendo aceptado, el problema es que a veces ante el exceso de cariño los dueños reaccionan de forma positiva y infantilizan al perro, lo que solo consigue que el apego se mantenga. Pasado dos semanas, debemos dejar de infantilizar al perro y tratarle de una forma más adulta, tratando de evitar premiar sus comportamientos exagerados y su falta de control del cariño (no debemos sincronizarnos con sus emociones, si no que ellos debe sincronizare con las nuestras) 

Ritual de salida demasiado excitante para el perro 

Es habitual ver como los dueños de perros se despiden de sus perros cada vez que se van, esto no se debe hacer con perros que sufren de ansiedad por separación por el siguiente motivo: Cuando te despides del perro en realidad en él creas una expectativa de interacción contigo, una vez te vayas estas rompiendo esa expectativa, lo que puede desembocar en ansiedad y/o frustración. 

En lugar de despedirte de tu perro, trata de tenerle entretenido haciendo otra cosa, mientras comienzas tu ritual de salida (vestirte, asearte…) y te vas, los trabajos de olfato y/o juguetes interactivos son ideales en estos casos.  

 Falta de socialización con otros perros y personas 

En personas se puede ver un ejemplo claro: Una persona que solo tiene un amigo estará muy apegado a él, mientras que una persona que socialice mucho tenderá a dividir su tiempo entre todas esas personas cercanas. 

No podemos privar a nuestro perro de conocer el mundo que lo rodea, debemos presentarle personas, perros e incluso otros animales (tomando precaución).  

Si para nuestro perro somos lo único que tiene para divertirse y sentirse bien es normal que qué el separarse de nosotros le genere malestar, por ello debe hacer muchos amigos para comenzar a ver el mundo de otra manera. 

No solo el privarle de relacionarse con otros individuos puede desembocar en APS sino que también estás privando a tu perro de ser feliz, ya que los perros son muy sociables y necesitan socializar. 

 Lugar del perro seguro e incomodo     

La casa donde viva el perro debe ser cómoda y segura, pero a veces no es el caso.  

Debemos darle al perro lugares cómodos donde descansar y aislarse de ruidos externos que puedan generarle malestar. 

 Medidas de prevención 

Como bien sabéis la APS es conocida porque los perros que la tienen suelen ser destructivos al quedarse solos. Es normal que esto frustre al dueño y que michas veces le den ganas de tirar la toalla, pero esto es un problema que se puede tratar y se debe tener paciencia, por ello mientras se trata se pueden tomar unas medidas de prevención, para ahorrarse problemas y disgustos: 

  • Dejarle al perro juguetes interactivos y chuches escondidas para que busque (el ejercicio mental es perfecto para agotar a nuestro perro) 
  • Si el perro suele destrozar cosas que lleven nuestro olor (sofás, mandos, ropa…) tocaremos todos los juguetes momentos antes de irnos 
  • Positivizar un transportín, jaula o corralito: Si se positiviza bien una de estas herramientas nos puede ser muy útil, ya que el perro lo verá como un lugar seguro en el que puede estar
  • No dejar nada de valor al alcance del perro 
  • Usar un abrigo anti-estrés (thundershirt) 
  • Cansar al perro antes de dejarlo solo 
  • Untar de comida los mordedores del perro 
  • Aumento del ejercicio físico y mental del perro 
  • Ejercicios de propiocepción y equilibrio 

Aclaraciones 

Debo aclarar que siempre es mejor contar con un profesional que pueda estar contigo en todo momento, para saber el cómo aplicar los pasos de una forma precisa. Como especialista en ansiedad y titulado en el programa el perro valiente (no tiene ansiedad), puedo aplicar las técnicas necesarias para no solo curar la APS sino mejorar las capacidades del perro para afrontar cualquier tipo de situación que le genere ansiedad. Si quieres saber más y poder trabajar paso a paso conmigo, no dudes en contactar conmigo. Estaré encantado de ayudarte.