10 consejos para mejorar los resultados del entrenamiento con tu perro

10 consejos para mejorar los resultados del entrenamiento con tu perro

Muchas veces nos podemos llegar a sentir frustrados cuando no conseguimos resultados en el entrenamiento con nuestro perro, esto es algo normal y por ello quiero dejaros 10 consejos para que logréis mejores resultados.

Sitio de entrenamiento

El sitio donde entrenes con tu perro debe ser un sitio tranquilo, sin distracciones, donde pueda concentrarse, idealmente es en casa, pero es importante que si tienes un perro que se distrae con todo, lo hagas en una zona de la casa en la que no haya estímulos que puedan distraerle. Cuando el perro progresa en algún ejercicio es cuando debemos ir añadiendo distracciones progresivamente e ir haciendo ese ejercicio en diferentes sitios (empieza en sitios más conocidos por el perro en los que no haya muchas distracciones y luego ves progresando) ¡Disfruta de ver como tu perro poco a poco rechaza las distracciones para entrenar contigo!

Código de comunicación

Crear un código de comunicación te ayudará mucho a avanzar. Que tu perro entienda el no informativo como una ayuda social que le dice que no siga el rumbo que ha tomado o quiere tomar, el muy bien como que debe seguir así y  la orden de liberación (yo uso libre) como que ya puede dejar de ejecutar la orden, le ayudará mucho a mejorar su rendimiento ¡A ti también te costaría entrenar con alguien que no entiendes del todo!

Estado emocional del perro antes de entrenar

Esto es una de las cosas que más le cuesta ver a la gente, pero si vas a entrenar a tu perro cuando está cansado, perezoso, demasiado activo… No vas a conseguir un entrenamiento decente. Lo ideal es que antes de comenzar el entrenamiento puedas hacerle algún trabajo de olfato, que juegues un poco con tu perro para activarlo en caso de que se encuentre perezoso, que juegues con el mordedor… Lo importante es que cuando el perro vaya a comenzar el entrenamiento se encuentre en el mejor estado posible. De esa forma no solo estará más metido en el entrenamiento sino que podrá disfrutarlo mucho más.

Tiempo de entrenamiento

El tiempo de entrenamiento puede variar en cada individuo, pero recuerda que más no es mejor. El entrenamiento debe durar como máximo 30 minutos siendo recomendable entre 15/20 min. Debemos dejar el entrenamiento cuando nuestro perro aún tenga ganas de entrenar, así estará deseando volver a hacerlo. Imagínate que cada vez que vas a entrenar te hacen entrenar más de lo que puedes. Por mucho que te guste el entrenamiento terminarás cansándote ¡Lo mismo le pasa a nuestro perro!

Comida y juguetes

Los apetitivos deben ser acorde al tipo de ejercicio que estés practicando con tu perro. Si estas practicando un ejercicio que requiere más autocontrol no puedes escoger un apetitivo muy fuerte, pues el perro se puede desesperar. En cambio, si es un ejercicio que no le gusta a tu perro o que requiera mucha activación necesitarás un apetitivo más fuerte para motivar al perro y que rinda mejor.

Subir la dificultad

Es muy habitual ver como los tutores enseñan los trucos como el Sentado siempre de la misma forma, lo cual no fija la conducta de una manera efectiva. Para los ejercicios de obediencia debéis tener en cuenta TIEMPO, DISTANCIA y DISTRACCIONES. Cuando por ejemplo quieres enseñarle un sentado al perro deberás primero hacer que entienda lo que es sentarse, una vez logrado debes dejarle en sentado más tiempo e ir alejándote cada vez más del perro. Además, cuando va progresando debes meter distracciones que llamen la atención de tu perro (no le pongas al principio algo que sepas que no puede aguantar poco a poco) y él debe permanecer en sentado. Solo cuando tienes en cuenta TIEMPO, DISTANCIA y DISTRACCIONES empiezas de verdad a hacer la conducta fuerte.

Vínculo

Fuera de los entrenamientos  debes trabajar el vínculo con tu perro, contra más fuerte sea vuestra relación más ganas tendrá de entrenar contigo. Recuerda: los premios no mejoran la relación social, para mejorar el vínculo debes ser TÚ y ÉL nada más. Juegos como el escondite, caricias deseadas, masajes y jugar al tira y afloja ayuda a mejorar el vínculo. Durante el entrenamiento es importante que tengáis presente el refuerzo social y no solo el apetitivo. Después de entregar cualquier premio procurar dar caricias a vuestro perro y hablarle de la forma que más le guste.

Tu estado emocional

Tu estado emocional es muy importante a la hora de entrenar, si estás frustrado, agobiado o enfadado, tu perro lo notará y dejará de estar cómodo entrenando. Cuando no te sientas emocionalmente bien es mejor dejar el entrenamiento para otro momento, queremos que el entrenamiento sea divertido para ambos y en ese momento no lo es para ninguno.

La ultima repetición del entrenamiento debe ser fácil

Sin importar el ejercicio que estemos haciendo, cuando estemos terminando el entrenamiento es MUY importante que la ultima repetición sea la más fácil, debe bajar mucho la intensidad de las anteriores repeticiones. Lo que más se marca en nuestros perros es el ultimo recuerdo de cada entrenamiento, por ello si lo ultimo que recuerdan es un ejercicio en el que tuvieron que esforzarse mucho, posiblemente pierdan las ganas de hacerlo. En cambio, si recuerdan que lo hicieron fácilmente les generará confianza suficiente para empezar con ganas el siguiente entrenamiento. Debes aumentar la dificultad de los entrenamientos poco a poco, pero recuerda que la ultima repetición debe de ser fácil para el perro.

No siempre se avanza

Ser conscientes de que no siempre se avanza, que muchas veces nuestro perro deberá retroceder en vez de avanzar, nos ayudará a no desanimarnos y entenderle ¡Nosotros también tenemos días malos! No debes frustrarte y enfadarte con tu perro por no avanzar, sigue entrenando y ayudándole y poco a poco progresará.

 

Estos consejos llevados a la práctica ayudarán a una mejora consistente del entrenamiento con vuestro perro. Debéis recordar que el entrenamiento debe ser divertido para ambos, es un momento de aprendizaje juntos y así debes de verlo, eso te ayudará a disfrutar con él y de esa forma él disfrutara también contigo.