3 mitos en el mundo del perro

3 mitos en el mundo del perro

Todos los tutores nos hemos encontrado con el típico «sábelo todo» mientras estábamos en el parque con nuestro perro y nos ha tocado aguantar el chaparrón sobre la dominancia, protección de recursos, castigos, etc. Lo cierto es que casi siempre lo único que nos cuentan son mitos que hace años que quedaron obsoletos. Aquí os dejo 3 mitos sobre el mundo del perro, que debéis conocer.

«Si tú perro sale antes por la puerta que tú significa que te esta dominando»

No sabéis la de gente que he visto peleando con su perro por salir antes por la puerta que él, para así demostrarle que él manda. Esta idea es absurda y basta con pensar un poco para desmontarla. Cuando el perro sale por la puerta sabe que llega su momento favorito del día, es su momento de pasear, mientras que para la mayoría de tutores es un momento sin valor. Sabiendo esto las ganas que tiene de salir el perro son muy superiores a las que tiene de salir su tutor ¿Crees que cuando el perro sabe que se aproxima su momento favorito, se va a parar tan siquiera en pensar en salir antes por la puerta porqué así siente que te domina? Es normal que nuestro perro se acelere, que se impaciente y que salga más rápido ¡Es su momento! Además la dominancia no tiene nada que ver por quién pasa primero por una puerta.

 

«Si tu perro se sube a tú cama lo harás dominante»

Este pensamiento sigue rondando por la mente de muchas personas e incluso profesionales del mundo canino, pues dicen que si dejas acceder al perro a un recurso tan valioso como tú cama o sofá y que además esta en un sitio elevado harás sentir al perro que está a tú misma altura.

Yo al igual que millones de tutores y profesionales permito que mi perro suba a las camas y sofás y nunca he tenido un problema de dominancia por ello. El problema sería que tú al permitir subir al perro le permitieras que te quite tú sitio e incluso te eche de la cama (muy pocos perros hacen esto y si lo hacen es por errores de sus tutores, que han hecho pensar al perro que la cama y/o el sofá es suyo), pero todo esto es tan sencillo como enseñarle al perro a subir y bajar a la orden, práctica para que tú perro en caso de subir y que tu requieras que baje, pueda bajar a la orden, de esa forma evitarás que tome estos recursos como suyos.

 

«En el paseo el perro debe ir pegado a ti, para que entienda que tu eres el líder»

Esta idea me parece super triste, si es cierto que se le debe enseñar al perro a ir al lado en el paseo para esos momentos en los que estás en la ciudad, tú perro se encuentra con su enemigo, etc. Pero ese no debe ser el único tipo de paseos que le debemos al perro y mucha gente es el único que le da. Un perro necesita olfatear, sentirse libre, no estar siempre pegado a nosotros, interactuar con el entorno, etc y eso no lo puede hacer pegado a nosotros. Que el perro vaya delante nuestra no significa nada y que vaya detrás tampoco, debemos quitarnos estas ideas de la cabeza, porque lo único que hacemos es privarle de felicidad a nuestros perros. Yo recomiendo que se dedique como mínimo un paseo libre (un paseo libre es en el que el perro va suelto) o semi-libre al día (un paseo semi-libre es un paseo en el que el perro va con una correa de 3 o 5 metros interactuando con el entorno, en la que no invadimos su distancia individual y puede elegir el rumbo del paseo). Debo dejar claro que un paseo semi-libre no es un paseo en el que el perro pueda tirar de la correa y se le consiente todo, el perro no debe tirar de la correa y debe ir tranquilo en el rango que le permita la correa.

Cuando el perro esta siempre pegado a nosotros, no interactúa con el entorno y además al estar nosotros en su distancia individual influimos y mucho en la capacidad del perro para gestionarlo, por lo que cuando el perro salga de nuestra distancia individual, será incapaz de gestionar de manera proactiva con el entorno y tendremos un perro inseguro de si mismo.

 

No creas lo que oyes sino está científicamente probado

«No creas lo que oyes sino esta científicamente probado» es un consejo que te doy para que no te metan en la cabeza mitos como los mencionados anteriormente. Si te fijas estos tres mitos tienen algo en común y es que están relacionados con la dominancia. Parece que muchas personas siguen pensando que tener un perro obediente es básicamente dominarlo y privarle de ciertas cosas. Una vez más la ciencia y la experiencia de millones de personas han desmentido este mito y es que los perros alcanzan sus máximas capacidades con un buen vínculo, una comunicación honesta y una educación sana y eficaz.